<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d10113008\x26blogName\x3dEl+diario+de+Antoine+Doinel\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://luishernancastaneda.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://luishernancastaneda.blogspot.com/\x26vt\x3d5526237926896174234', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

El diario de Antoine Doinel

Apuntes de un escritor francés que jamás escribió sobre Francia

¿Kit o mecano?

El texto narrativo, "¿se parece a un kit que hace trabajar al usuario para producir un único tipo de producto final, sin perdonar los posibles errores, o bien a un mecano que permite construir a voluntad una multiplicidad de formas?".

Una observación hecha por Javier Munguía en un post anterior me motivó a desenterrar en estos últimos días mis lecturas de Umberto Eco ("Lector in fabula"), y así descubrí esta estimulante cita que puede ayudar a contestar la pregunta de Javier:

"Hay lecturas superficiales y poco serias, por supuesto; pero hay también lecturas autorizadas y contrapuestas. ¿Cómo se explican estas?".

La pregunta era pertinente, pues yo acababa de parafrasear a Barthes en "La muerte del autor" cuando afirma que es el lector – y no el autor – el encargado de congregar la multiplicidad de citas que conforman un texto y de actualizarlas para darle un sentido al conjunto. Sostuve también que el lector de Barthes, lejos de ser un sujeto concreto, era un determinado tipo de estrategia textual que no incorpora las particularidades empíricas del individuo. Fue así como llegué a Eco:

"¿Es (el texto) una lujosa caja que contiene las piezas de un rompecabezas que, una vez resuelto, siempre dará como resultado a la Gioconda, o, en cambio, es una simple caja de lápices de colores?".

Si bien todo texto postula la cooperación textual del lector como condición necesaria de su actualización, Eco distingue entre textos cerrados y textos abiertos. Los primeros tratan de restringir al máximo el perfil de su lector modelo, de tal manera que el proceso de lectura conduzca inevitablemente a la actualización del kit. Por otra parte, los textos abiertos estimulan el uso más libre posible del texto entendido como mecano, sin alcanzar, por supuesto, la manipulación violenta del sentido (esto se lo podemos dejar al torturador). En este último caso de los textos abiertos podría explicarse la coexistencia de las "lecturas autorizadas y contrapuestas" que destacaba Javier en su observación.

Ahora bien, Eco afirma que la conducta del lector modelo debe haber sido prevista por el autor, de tal manera que el texto pueda sufrir una "feliz" actualización. Sin embargo, también plantea una pregunta inquietante: ¿qué sucede cuando la competencia del destinatario no coincide con la del emisor? Un texto se emite para que alguien lo actualice, pero en ocasiones no se espera (o no se desea) que ese alguien exista concreta y empíricamente. Sospecho que el lector modelo de los libros de Enrique Prochazka es una especie muy rara en el Perú de hoy. Pero sin duda alguna, la situación es mucho más terrible en el caso del cuento "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius" de Jorge Luis Borges, que construye un lector imposible (¿puede la inteligencia prosperar en la violencia?) para una gran construcción alegórica que, fatalmente, nadie podrá descifrar.
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

12:48 p. m.

PD: Eco también nos recuerda que los textos presuntamente cerrados pueden ser los más abiertos de todos.    



1:21 p. m.

PD2: Esta última interpretación del cuento de Borges proviene del artículo de Daniel Salas "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius: sobre lo evidente de la barbarie y la desautorización del escritor", que está colgado en el blog de Ficciones. Cito: "Borges, que se definía a sí mismo más como lector que como escritor, puede ser considerado uno de los grandes desacralizadores de la autoridad letrada. Con este final (el del cuento), Borges parece estar proponiendo la irrelevancia de la escritura para la difusión de la atrocidad de la historia". Yo me pregunto si se puede dar una lectura contraria: ¿no será este Borges recluido en la traducción de Browne una parodia del "Borges encerrado en su biblioteca de marfil" que algunos enemigos suyos procuraron difundir? En este caso, el trabajo del escritor sería más importante de lo que sugiere la lectura de Daniel.    



10:00 p. m.

Pero Luis Hernán, ¿Podemos hablar aún de una lectura autorizada en el mismo sentido de lectura correcta de un texto? En el mejor de los casos, si uno llega a encontrarse en la posición de autor, podría tener la expectativa de que exista alguna persona que, al leer lo que hayamos escrito, sienta de forma similar o lo entienda de manera parecida; sin embargo ello no invalida -aunque en la práctica desautorize- toda la gran cantidad de posibles interpretaciones alternas que podrían darse (y si nuestro ego como lector nos lo perdona, quizás más "apropiadas" en muchas otras ocasiones). No sé hasta qué punto la interpretación sea un problema literario, sino más bien uno lingüístico, circunstancia que ni siquiera el escritor más cuidadoso puede prever, mucho menos controlar. Saludos.    



1:16 p. m.

Saludos, Julio. Comprendo por dónde vas, pero no puedo estar de acuerdo contigo. Detrás de cada interpretación "alterna" hay mucho más que la subjetividad de un lector X: hay todo un aparato ideológico que la produce y la promueve. Por eso, el proceso de producción de lecturas está mucho más controlado y parametrado de lo que puede parecer. No digo que tú hayas negado esto último, pero noto en tu respuesta un cierto tono "indeterminado" para referirte al problema de las posibles interpretaciones y de su cantidad. Sobre el tema de las lecturas correctas o incorrectas, algunos textos sí promueven lecturas cerradas, y de esto se puede deducir que todas las demás son incorrectas - aunque posibles, y potencialmente cautivadoras e influyentes. También hay textos abiertos para los cuales hay muchas lecturas correctas: para Eco el máximo ejemplo es el Finnegans. Aquí ya no se puede hablar de cooperación del lector para llegar a un destino predeterminado.    



1:16 p. m.

Saludos, Julio. Comprendo por dónde vas, pero no puedo estar de acuerdo contigo. Detrás de cada interpretación "alterna" hay mucho más que la subjetividad de un lector X: hay todo un aparato ideológico que la produce y la promueve. Por eso, el proceso de producción de lecturas está mucho más controlado y parametrado de lo que puede parecer. No digo que tú hayas negado esto último, pero noto en tu respuesta un cierto tono "indeterminado" para referirte al problema de las posibles interpretaciones y de su cantidad. Sobre el tema de las lecturas correctas o incorrectas, algunos textos sí promueven lecturas cerradas, y de esto se puede deducir que todas las demás son incorrectas - aunque posibles, y potencialmente cautivadoras e influyentes. También hay textos abiertos para los cuales hay muchas lecturas correctas: para Eco el máximo ejemplo es el Finnegans. Aquí ya no se puede hablar de cooperación del lector para llegar a un destino predeterminado.    



4:58 p. m.

Hola mi pregunta es porque Umberto Eco dice que "no hay nada ams abierto que un tema cerrado" Muchas Gracias

Cynthia    



11:24 p. m.

sí Julio, es complejo. Pero es como en un juego de futbol. En el juego de futbol, cada equipo se hace un supuesto de las estrategias de las jugadas del equipo contrario, se idean tanto las posibles respuestas de su oponente ante sus ataques, como los posibles contraataques. para lograr la victoria de su equipo. Asimismo debe hacer el autor, elabora una estrategia textual pero a diferencia del juego conduce al lector a la victoria que me parece es su propia victoria    



» Publicar un comentario