<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d10113008\x26blogName\x3dEl+diario+de+Antoine+Doinel\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://luishernancastaneda.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://luishernancastaneda.blogspot.com/\x26vt\x3d5526237926896174234', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

El diario de Antoine Doinel

Apuntes de un escritor francés que jamás escribió sobre Francia

La jauría del destino

En poco tiempo he llegado a descubrir que Hector Hugh Munro, escritor nacido en Birmania en 1870 que firmó todos sus libros bajo la máscara de Saki, ha escrito dos de mis cuentos favoritos: Srédni Vashtar, una historia sobre la crueldad infantil y su utilidad para combatir a los padres autoritarios, y La jauría del destino. Se puede argumentar que este último cuento transgrede las propias leyes del autor, que redactó tantas historias parecidas entre sí que uno sospecha de la existencia de un programa previo, una suerte de cuento arquetípico que se permite ligerísimas variantes en cada ocasión narrativa: los matrimonios forzados, el puer senex risueño y destructivo y las condesas cínicas son solo algunas de las constantes de este universo predominantemente rural de la Inglaterra de la preguerra, que la descarada ironía del autor logra desmantelar con humor e inteligencia únicas. El caso de La jauría del destino es atípico porque el cuento se concede una incursión en la tragedia sin matices cómicos, un tono inusual en su registro pueril, socarrón, abiertamente monstruoso. No tengo la capacidad borgiana para resumir largos argumentos en un par de líneas, pero puedo decir que el protagonista es un joven vagabundo llamado Martin Stoner cuya "holgazanería innata" siempre le había vedado toda posibilidad de éxito, y que un buen día, mientras recorre desconsoladamente la desértica campiña en busca del mar, llega a una pequeña granja donde un anciando criado lo recibe con inusitada familiaridad: "pase, amo Tom", le dice, y Martin, como no tiene nada que perder, acepta esta confusión de identidades y toma posesión de la granja como si fuera el legítimo dueño. No solo se queda para descansar por una noche, como tenía planeado, sino que la hospitalidad con que lo trata el anciano y su insistencia por llamarlo amo Tom le permiten vislumbrar una nueva existencia usurpada. Bajo este nombre falso, Stoner permanece felizmente establecido en la granja hasta que el criado le advierte que debe marcharse por unos días, pues un tal Michael Ley lo anda buscando para meterle un tiro en la cabeza en venganza por alguna afrenta desconocida que le habría infligido el verdadero Tom, y que sería el motivo de su ausencia. Stoner acepta esconderse, y poco después de partir de la granja convertido una vez más en vagabundo, le sale al paso un hombre armado con una escopeta. Este supuesto Michael Ley que lo obliga a enfrentarse con "la jauría del destino", no es necesariamente el verdadero Michael Ley, sino el agente fantasmal que atraviesa los dos mundos para distribuir una anónima, inevitable suerte cruel. De este destino se puede afirmar lo mismo que dijo Borges al final de Emma Zunz: verdadero es el ultraje que sufre Martin Stoner, y solo son falsos la circunstancia, la hora y, esta vez, apenas un nombre propio.
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

7:19 p. m.

Muy buen analisis del cuento, argumentado bajo las palabras de un lector...    



7:19 p. m.

Muy buen análisis del cuento. Me ha ayudado a comprender un poco más el cuento y a familiarizarme con el autor...    



» Publicar un comentario